Noticias y Eventos

Nury Carmona: “Hacer teatro me sirvió más que nada para valorarme más como persona”

0 Comentarios 09 septiembre 2016

Fue una de las protagonistas de la exitosa obra Pabellón 2 Rematadas que Coartre realizó con 5 internas de la Cárcel de Antofagasta el año 2000. Aquí recuerda cómo su paso por la corporación cambió su vida e incluso llegó al cine.


nury

Nunca había actuado, ni se lo había imaginado. De niña siempre jugaba con una botella, un cartón redondo, inventaba historias. Sin embargo la vida de Nury Carmona dio un giro inesperado el año 2000, cuando vivía sus peores días en la Cárcel de Antofagasta.

Emparejada con una persona que traficaba y sin conciencia del daño que se estaba haciendo, fue detenida en una redada. No era parte de ese mundo del microtráfico, pero terminaron los dos presos.

Dentro del penal conoció a la directora de Coartre Jacqueline Roumeau, quien la eligió junto a 4 compañeras para hacer una obra que marcaría un hito en el teatro testimonial carcelario en Chile, que la Corporación Coartre comenzaba por esos años.

“Éramos 20 y quedamos 5. Las más valientes, decía Jacqueline. No nos dimos cuenta como se formó la obra porque lo hacíamos para pasar el tiempo. Y se fue convirtiendo en una experiencia que nunca olvidaré”, cuenta Nury.

Junto a Ivonne Ibarra, la abuela Meche (Mercedes), Adelaida Pinto e Ivonne Navea obtuvieron libertad condicional para venir a Santiago. “Pabellón 2 Rematadas” incluso llegó a Santiago a Mil en el año 2000. Allí la vio el cineasta Sergio Castilla, quien la invitó a actuar en su próxima película.


pabellón 2

“Me invitó a hacer ‘Te amo, made in Chile’. Aprovechó de darme esa oportunidad y trabajar con Tamara Acosta. Luego salió ‘Chico de mi barrio’ con Coartre y actué con Coca Duarte, me enseñaron bastante y conocí hartas personas importantes, como Claudia Di Girolamo y Andrés Pérez”, recuerda.

Después de estas experiencias volvió a Antofagasta totalmente reinsertada. Puso una peluquería, y luego se fue a Calama a administrar una residencial. Hoy la vida de Nury transcurre tranquila entre su casa de Antofagasta y la residencial en Calama. La experiencia en Coartre fue decisiva en su vida.

“Me sirvió más que nada para valorarme como persona, en eso años la estima de uno andaba tan mal que sentía nada valía. Uno no sabe lo que vale como persona, llegamos al sur, a tantas partes con la obras, y la gente nos valoraba mucho como personas. Fuimos actrices”, sostiene.

Con su pareja siguieron juntos algunos años más. Él ahora es buzo y trabaja con su propio material. “Nos faltaba una oportunidad, un poco de apoyo, porque siempre costaba que nos abrieran las puertas. Pero Jacqueline, quien siempre ha sido muy fuerte, se proponía algo y lo hacía, y nos enseñó que las cosas que uno se propone se pueden lograr”.

Comparte tu opinión

Publicar un comentario

© 2019 CoArtRe: Corporación de Artistas por la Rehabilitación y Reinserción Social a través del Arte.

DiseÑo y desarrollo: Exonet